iMAGInA



Lo material se crea previamente en lo inmaterial, es decir, lo físico, aquello que vemos y tocamos en nuestro día a día, se crea primero en la mente. Esto hace que tengamos que detenernos en el poder que tienen los pensamientos en nuestras vidas”. (Extracto del libro Vivir con Abundancia, 2015. Sergio Fernández).

A mí esto siempre me ha sonado “a chino”. Es más, tenía la mente cerrada a expresiones como “en el plano de lo físico”,… “porque lo inmaterial”,… “la creación…”. Pufff!!! Complicadísimo. Hasta que un día se me encendió una luz y ya lo vi claro. Pensé: “A ver, un tal Julio Verne, en 1865, publica ‘De la Tierra a la Luna’. Otro tipo, esta vez un cineasta, G. Méliès, en 1902, estrena ‘Viaje a la Luna’, basando parte de la película en el libro anteriormente mencionado. Pero, ¡claro!, ahí no queda la cosa. El Apolo 8, en 1968, fue la primera misión tripulada en salir de órbita terrestre, llegar y orbitar a la Luna y finalmente regresar a la Tierra. El Apolo 11, en  1969, llegó a la superficie de la Luna el 20 de julio de ese mismo año y al día siguiente logró que 2 astronautas, Armstrong y Aldrin, caminaran sobre la superficie lunar”.

¡Vértigo me da! Pensar que de la mente de un escritor, a finales del siglo XIX, surgiera la fantasía de viajar a la luna; años después, el texto cobra vida en la pantalla, aunque sea a modo de maqueta, para 67 años más tarde, lo que un día fue fantasía, texto y maqueta, se hiciera realidad en un proyecto científico- espacial que todo el mundo presenció. Aquí es donde vi claramente y entendí lo que Sergio Fernández exponía en su libro. Eso de que lo material, primero, se genera en el mundo de lo inmaterial, de lo no físico. En otras palabras, primero imagina, después proyecta y, por nada del mundo, temas llevarlo a cabo (como siempre digo, de forma ecológica,… que no sólo te venga bien a ti, sino a los demás). ¡Esto es un deleite!

Tenemos demasiadas cosas asumidas ya como parte de nuestra realidad, pero no solemos reflexionar acerca de que lo que hoy es un avance, antaño fue “un poner”… ¡Hala!... ¡Así!... Me imagino a hombres y mujeres de finales del siglo XIX, tronchándose de risa (por fantasioso e irreal) sobre el libro de Verne.

Pues, de forma muy seria y solemne, comparto esto: Atención a lo que pensamos, a lo que se nos pasa por la cabeza y hagamos criba. Si te quieres convertir en arquitecta, que nada, ni nadie, ni ningún comentario te haga desistir. Si lo que quieres es ser fontanero y crees que puedes ofrecer un servicio diferente, original y de calidad, continúa imaginando y planifica, esboza,... Si quieres convertirte en astronauta, lo peor es hacer caso a aquello que te aleje de tu sueño, un sueño que podría ser tu proyecto de vida. Alimenta y actúa en favor de tus Creencias Potenciadoras y resta poder con decisión, determinación y valentía a tus creencias limitantes.

¡Imagina, maqueta, proyecta!... Fíjate un objetivo claro, valora lo que tienes, planifica,… y hazlo! Todo tuvo su origen en la imaginación. ¡Cuenta conmigo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIN EXCUSAS. SIN PRETEXTOS. SIN JUSTIFICACIONES.