LAS 4 ESTACIONES (II)



Siguiente estación: ¡Zona de Aprendizaje!



La Zona de Aprendizaje, como su propio nombre indica, es en la que, fuera de la zona de confort, se empieza a adquirir nuevos conocimientos, uno se plantea otro tipo de hábitos, se modifica las rutinas, se puede empezar a emplear otras habilidades, se adquiere la capacidad de probar con otras actitudes y otros comportamientos.

En la práctica esto se traduce, en la vida normal de una persona, a hacer un viaje de 15 días por el centro de Europa, conocer nuevos grupos de amistades, escuchar e intercambiar opiniones, aprender holandés (por ejemplo), a coger la bici antes que el coche para ir al trabajo y conocer nuevas rutas,… todo lo que sea salir de la rutina diaria, pero con cierto componente de control. Este es el “quid” del asunto, la característica principal de la Zona de Aprendizaje. Estamos fuera de la zona de confort, pero no la perdemos de vista; hemos salido de ella, pero estamos ante situaciones nuevas y adquirimos, por tanto, nuevos conocimientos y nuevas habilidades.

En la zona de confort la sensación de control es muy intensa, con lo que en la Zona de Aprendizaje, esa sensación, disminuye pero sólo lo justo. Es el equivalente a cuando nos sujetaban la bici cuando aprendíamos a montar sin las ruedecitas anticaída: vamos pedaleando, sí, haciendo algo nuevo, sin ruedecitas,… pero sabiendo que íbamos sujetos: estábamos, en ese punto, en la Zona de Aprendizaje.

Vincent Van Gogh (estoy yo muy neerlandés hoy) nos recuerda aquello de “¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?”.

En mi humilde opinión, por mi experiencia, la Zona de Aprendizaje suele ser divertida: se me ponen los ojos como platos, gesticulo con entusiasmo, me encuentro ansioso por escuchar, ver, observar y mirar,… aunque algunas veces me haya tenido que tapar los ojos,... y eso también es divertido! Por otro lado, hay personas que les cuesta salir de su zona de confort, no por el hecho de aprender, sino por lo que supone: aprender es también desequilibrio, inestabilidad, vaivén,… es el resquebrajamiento y derrumbe necesario de esquemas actuales para incorporar conceptos novedosos para esquemas en actualización, tendencia que nos explica Carl Rogers: “El individuo posee la tendencia inherente a actualizar y desarrollar su organismo experienciante (proceso motivacional), es decir, a desarrollar todas sus capacidades de modo que le sirvan para mantenerse y expandirse”. Y lo que vendría después a decir en otra ocasión: "Me doy cuenta que si fuera estable, prudente y estático, viviría en la muerte.  Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante."

En relación a estos artículos (Las 4 Estaciones), recomiendo la película "JOY", interpretada por Jennifer Lawrence y Robert De Niro.

Y cuando uno se pregunta, desde esa Zona de Aprendizaje, “¿Hay más?, ¿Hay más?, ¿Hay más?”… Ya es cuando se plantea dar el salto. Pero esto lo dejo para el próximo blog.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIN EXCUSAS. SIN PRETEXTOS. SIN JUSTIFICACIONES.